Crujiente de setas ostras rebozadas con mahonesa de tomillo

Translate to your language

 

INGREDIENTES:

 

- 200 gr de setas ostras

- 10 rebanadas de pan de molde

- 60 gr de harina de trigo

- 125 ml agua

- 1 cucharada de pimentón dulce

- 1 cucharada de ajo en polvo

- 100 ml leche de soja sin azúcar

- 140 ml aceite de girasol

- 1 cucharadita de vinagre de manzana

- Pimienta negra molida

- 1 guindilla pequeña

- Tomillo fresco tierno

- AOVE

- Sal

 

ELABORACIÓN

 

Lo primero que vamos a realizar es el rebozado, vamos a elaborar panko, que es un pan rallado de origen japonés, que da como resultado un rebozado mucho más crujiente. Para eso, cortaremos las cortezas de las rebanadas del pan de molde y las trituraremos en un procesador de alimentos, hasta que queden migas pequeñas. Luego, lo colocaremos en una bandeja y lo introduciremos en el horno precalentado arriba y abajo con ventilación a 70 ºC.

El objetivo es quitarle la humedad a las migas de pan y que quede crujiente, nunca tostadas.  Cada horno es diferente por eso el tiempo oscilará entre 20 y 40 minutos, remueve de vez en cuando y cuando esté seco retíralo para enfriarlo.

 

Limpiamos las setas ostras y cortamos a tiras con los dedos, no hace falta usar el cuchillo por que son muy blanda y las estrías favorecen el corte. Con un poco de aceite de oliva en una sartén, las saltearemos unos minutos, así pontenciaremos su sabor. Las reservamos en en plato con papel absorbente para quitar el exceso de aceite.

 

Ahora realizaremos la masa del rebozado, en un bol, añadimos la harina, el pimentón, el ajo y salpimentamos. Vertemos el agua y con una varilla homogeneizamos la masa. Introducimos entonces las setas salteadas. Reservamos.

 

En un vaso largo, añadimos la leche de soja, un dedo de aceite de girasol, la sal, la guindilla y el manojo de tomillo (deben ser brotes tiernos, si no mejor, úsalo en especia molida).

 

Sumergimos la batidora en el vaso y empezamos a batir, sin levantar del fondo. Cuando la mayonesa esté homogénea vamos añadiendo el vinagre moviendo la batidora, por último incorporamos a hilo, el aceite de girasol hasta que nos quede con una textura suave y bastante ligera. Reservamos en el frigorífico.

 

Por último, pasamos las setas que están en la masa, por el panko por todos lados para rebozarlas bien y vamos friéndolas en aceite de girasol muy caliente, pero sin que humee. Si prefieres no freírlas, puedes hacerlas al horno a 220 ºC hasta que estén doradas.

 

Para emplatar, combínala con la mayonesa de tomillo, verás que entrante tan delicioso y qué contraste de sabores.

Visitas por el mundo

Contador de visitas

contador de visitas

Compártenos con tus amigos

Visita nuestro Facebook


Visítanos en Instagram

Entra en el canal de Youtube

Síguenos en Twitter